Diseño Dawa

NAVIDAD

por gabirelrunas / sábado, 24 diciembre 2016 / Published in Blog

NAVIDAD

Navidad es la fecha en la cual recordamos el advenimiento de Jesús. Este hecho profetizado por hombres santos influenció definitivamente a millones de personas a lo largo de los siglos, para quienes Su mensaje es el camino de Amor de regreso a Dios.

“Es apropiado celebrar el nacimiento de Jesús, quien sintió necesidad de salvar a la humanidad y luchó por lograrlo, pero la celebración debe consistir en adherirse a sus enseñanzas, ser leal a los principios, practicar las disciplinas y experimentar la conciencia de la divinidad que Él buscó despertar” Sai Baba

La vida de los grandes maestros de la humanidad es el mensaje que dejaron para la posteridad. Navidad es un momento de recogimiento, en donde recordamos la bondad y misericordia Divina que encarna por Amor para enseñarnos a amar.

El significado interno de esta festividad es el mismo que el del nacimiento de Krishna y otros seres divinos. Dios, como nuestra Divinidad Interna, se revela en condiciones de grandes penalidades y riesgos. Atrapado en un mundo de peligros y privaciones que no es otra cosa que la situación en la cual se encuentra cada ser humano (atrapado por los egos) antes de volver sus pasos hacia la Verdad. Es en ese humilde pesebre, rodeado de animales, en donde nace el Niño Dios, comprendemos que la humildad, amor y pureza es toda la fuerza que se necesita para surgir victorioso.

Muy pocos fueron los que reconocieron la llegada de Jesús, solo algunos pastores y tres reyes magos supieron de Su llegada; unos por humildes y serviciales, los otros por sabios y poderoso. Estas serán las características que marcarán Su misión entre los seres humanos. Los tres reyes sabios le trajeron al Niño Jesús regalos llenos de significado: Melchor le obsequió oro, un regalo de reyes, reconociendo Su majestad. Gaspar incienso, la resina sagrada que se quema para Dios en los templos desde tiempos inmemoriales, reconociéndolo como el verdadero Tabernáculo vivo. Baltasar le trajo mirra, otra resina de uso sagrado y medicinal, de sabor amargo y utilizada habitualmente en los rituales funerarios, en este símbolo se conjuga la profecía de los momentos de amargura que viviría, de su capacidad de sanar al enfermo (en todos los planos), el sentido de Su muerte gloriosa y, sobre todo, porque Él será quien de muerte a la falsedad/ego. En este aspecto se relaciona con el de Shiva en el hinduismo.

“Cuando Jesús nació, tres sabios reales de Oriente fueron guiados por una estrella a un establo en Belén donde el bebé Jesús yacía en un pesebre. Él irradiaba una refulgencia divina. El primero de ellos dijo, “Este niño amará a Dios”. El segundo dijo, “Él será amado por Dios”. El tercero dijo, “Él amará a todos y cada uno. Él no es diferente de Dios.” El que ama a Dios es el mensajero de Dios; a quien Dios ama es el hijo de Dios; el que comprende el principio de la unidad se vuelve uno con Dios. Éste es el significado interno de las declaraciones dadas en la Biblia. El que piensan que son; el que otros piensan que son y el que realmente son. Deben comprender la importancia de estas declaraciones.

Ustedes pueden adorar a Dios en la forma de Jesús, Rama, Krishna, etc., pero recuerden que Dios es uno, la meta es una, la verdad es una y el amor es uno. Tengan una fe firme en esto. No fragmenten su amor persiguiendo ocupaciones inferiores. Entiendan el principio de la unidad y aférrense a él. Luego, donde sea que estén, ya sea en el bosque o en el cielo, en la ciudad o en un pueblo, en el pico de una montaña o en medio de un profundo océano, Dios seguramente les cuidará.

Allah, Jesús, Zoroastro, todos estos son nombres de la misma Divinidad. Navidad es celebrada principalmente por los cristianos, pero no cometan el error de pensar que es sólo para los cristianos. Es una ocasión sagrada y feliz para ser celebrada por la humanidad entera. Libérense de las diferencias religiosas y filosóficas y ensanchen sus mentes. Hay una sola religión en el universo y ella es Amor Divino.” Sai Baba

El 24 de diciembre es una fecha sagrada desde antes del advenimiento de Jesús. Está relacionada con el solsticio de invierno del hemisferio Norte, directamente con la festividad Deus Sol Invictus (el invencible Dios Sol) de los romanos.

También emparentada en significado y espíritu con la festividad de Yule de los antiguos nórdicos, así como con todas las festividades religiosas que comprenden el simbolismo de este acontecimiento. En el solsticio de invierno el sol, que venía en su marcha descendente hacia el Sur, haciendo los días más cortos y las noches más largas, detiene este rumbo e invierte su camino. Este hecho se produce entre los días 21 y 22 de diciembre, pero para el observador la sensación es que el sol se detiene y por unos tres días no sigue su camino hacia el Sur, aunque tampoco lo invierte, queda como “detenido”.  En estas fechas los antiguos encendían fogatas en la noche propiciando el triunfo de la luz en esos días de incertidumbre, es la fe y compromiso del devoto en un camino revelado por la Luz. Es una festividad alegre en la que se celebra la vida y se agradece a los ancestros.

Para el 24 o 25 de diciembre se le hace evidente al observador que el sol cambió su rumbo dirigiéndose al Norte nuevamente. Con esto los días se comienzan a alargar y las noches a hacerse más cortas, la luz triunfa sobre la oscuridad, la vida resurge victoriosa. Este es precisamente el significado crístico que comienza con el nacimiento de Jesús, lo que no deja de ser el despertar del Ser en nuestro interior, la promesa de triunfo y Verdad de Dios, la Luz divina que comienza a vencer a la oscuridad. Cuando se fundieron estos significados el Cristianismo se convirtió definitivamente en una religión solar, emparentándose con las antiguas religiones paganas en las que se pueden reconocer este y otros simbolismos divinos.

“Los villancicos y las velas, las lecturas de la Biblia y las pastorales no son suficientes para celebrar el nacimiento de Jesús. No es mediante festividad y diversión que ustedes pueden celebrar la Navidad. Tratarlo como un festival para beber y bailar o solamente recordar a Jesús es muy errado. Celébrenla más bien tomando la resolución y poniendo en práctica por lo menos uno de los ideales que Él enunció, o empeñándose en alcanzar por lo menos una de las metas que Él puso ante el hombre. La Navidad es la misa que se dice en el cumpleaños de Cristo. Es fundamentalmente un rito religioso, sagrado. Este día debe pasarse en oración; y no solamente este día, sino que la disciplina de la oración debe ser una. Jesús era compasión venida en forma humana. Difundió el espíritu de compasión y confirió alivio y consuelo a los pobres y a los afligidos. Jesús enfrentó muchos obstáculos poderosos y los arrostró todos. Como resultado, Su Nombre, Su vida y Su mensaje esparcen Luz esplendorosa en todo el mundo hasta hoy”. Sai Baba

 Que la Luz que emana esta fecha, que la Luz infinita de Dios, los alumbre ahora y siempre, y que pasemos todos una sagrada y feliz Navidad como anticipo a un nuevo año lleno de prosperidad divina en todos los sentidos.

“Que todos los seres de todos los mundos seamos eternamente Felices”

Amén, Amén, Amén.

 

  • Tweets